FAMILIA ORTIZ TERAN

Farmacia Sonora

Calle 6 Ave 5 Col. Centro

Agua Prieta, Sonora    (633) 338-0039

 

La Farmacia con más prestigio y antiguedad en Agua Prieta

 

 

 

 

 

 

Hector A. Ortiz Cortina y Maria Alicia Terán de Ortiz

 Van a cumplir 51 años de matrimonio el 24 de Abril (se casaron el 24 de Abril del 1960) y fueron hijos de :

Reynaldo Ortiz Vildosola (+) y Maria Cortina de Ortiz (+)

Jose B. Teran Soto (+) y Josefa Terán de Terán (+)

 

Hijos

Jose Reynaldo/Monique Vejar           Karime, Reynaldo

Hector Armando/Lourdes Munguia     Carolina,Lucia

Jorge Alberto/Linda Orozco               Jorge/Andrea

Norma Alicia/Benjamin Troglia         Vanessa, Benjamin, Gabriella

Victor Hugo/Nivia Caballero                Victor,Cassandra, Gustavo

Alejandro Ortiz Terán

Alma Roxanna/Julio del Castillo        Alina,Ana Cristina

 

Felicitamos al Sr Hector Ortiz Corina Y a la Sra Maria Alicia Teran por su próximo aniversario de Bodas, este dia  24 de abril del 2011, será un dia festivo y de emociones muy diversas y de tantos y tantos recuerdos. Unos serán en colores muy vivos y otros quizás en Blanco y negro. Pero el caso es que hoy Miran al cielo y se sienten profundamente agradecidos por tanta dicha. No importan las nubes y preocupaciones , porque su luz , su felicidad, les nace de adentro y no deben evitar sentir un especial orgullo.

Miran ahora a su alrededor , a toda su familia que tanto les quiere. Da gusto. Y todo fruto del amor. De la entrega y de la llama. De la ternura y del trabajo. Del cariño y de la paciencia. Y de la sobrenatural misericordia de Dios.

Todo comenzó con aquella primera mirada, de la que ya jamás han podido prescindir. Con aquella atracción que poco a poco fue cimentándose en su corazón. Y digo corazón, en singular, porque ustedes son un único corazón, una única comunión de vida, de amor. Son  un verdadero milagro de felicidad. Es decir, de fidelidad. Una lealtad puesta a prueba durante el horario de sus días. Porque -aunque ahora no se quiera creer- el amor es sobre todo una constante lucha, y un desafío. Porque cuesta ceder de nuestro egoísmo y entregarnos en cada momento, sin rodeos. El amor exige esfuerzo.

  Cincuenta y uno años donde se han ido enamorando con la madurez que da el alma, la rutina y las trastadas de los hijos. Cincuenta y un años que es como si acabaran de comenzar, tan jóvenes se sienten, tan llenos de determinación y gozo. Y les parece el tiempo casi una ficción. No es posible, no es posible que tanto milagro haya sucedido. Pero ahí estan , mirándose sin pestañear, o apartando de los ojos alguna que otra lágrima. Es su familia. Es su única, cierta y verdadera alegría. Es lo que sembraron. Bueno, y ahora ven la pujanza y la felicidad de los frutos.

No todo ha sido color de rosa. Ha habido circunstancias duras, avatares en los que parecía que ya no podian más. ¿Lo más fácil? Rebelarse contra Dios y abandonar el camino. Dejarse llevar por la pereza, o por el brillo fugaz de una quimera. De cualquiera, da igual. Y rendirse a la tentación de turno. Pero el amor es tenaz si se sustenta en la esperanza y en la sinceridad mutua. Se han apoyado el uno en el otro, a veces sin ganas, sin palabras casi. Quizá sin entender del todo el sentido de la contrariedad o de la renuncia. Sin embargo es sobre esas renuncias y esas contrariedades sobre las que se sustenta la realidad de este día. Y su maravilla.

El amor, el amor… El amor es decir sí de nuevo (para toda la vida), el amor es la apasionada santidad de los sentidos, el amor es pasar el aspirador por la alfombra, el amor es un beso furtivo, el amor es la plena confianza en tu mujer o en tu marido, el amor es pedir perdón cuando más nos cuesta, el amor es rezar juntos las caricias. El amor es… vuestra presencia aquí y vuestro ejemplo.

Cincuenta y uno años de rutina, puede pensar alguno. ¡Bendita rutina! Así, tan infinita. Para mí la quisiera. Que Dios los bendiga. Y que aprendamos a querernos como ustedes se quieren.

Felicidades!!