PERSONAJES DE AGUA PRIETA

 

Rodolfo Elias Pesqueira 

 

Rodolfo Elias Pesqueira  

Estoy seguro que muchos aguapretenses tendrán mucho que contar sobre este personaje. En mi niñez y pubertad tuve oportunidad de conocer sobre la vida y virtudes de don Rodolfo Elías Pesqueira, primero como papá de mi compañero de aulas por cuatro años, Rodolfo hijo, en la escuela Gen. Vicente Guerrero. Pude enterarme que don Rodolfo fue hijo de don Manuel Elías Lucero quien murió en 1953, tres años antes del fatal accidente aéreo en que murió su hijo Rodolfo.

Don Manuel, su padre, fue hijo de don José Juan Elías y doña Bernardina Lucero, gente muy arraigada en nuestra región y ganaderos de ranchos muy productivos para la exportación de ganado, principalmente en ese inicio de los años cincuentas que don Rodolfo exportaba a EUA gran cantidad de semovientes, al expirar el cierre de la frontera que prevaleció por la mitad de los 40`s e inicio de los cincuentas, debido a la fiebre aftosa que motivó el establecimiento de la Frigorífica y Empacadora de México, SA en nuestra ciudad. 

Su padre don Manuel fue hermano de don Plutarco, el padre de quien fue comisario de Agua Prieta y luego de la lucha armada presidente de la república y hombre fuerte del país a quien se le consideraba ser el poder tras los presidentes De La Huerta, Portes Gil, Rodríguez Luján y Ortiz Rubio.

Lo que recuerdo haber conocido a través de mi madre es que su amiga Elena Favela era la esposa de don Rodolfo, una mujer fuerte que sobrellevó con mucha fortaleza la tragedia que llevó a la muerte a su querido esposo. 

Recuerdo la alegría de quienes prácticamente vivíamos a la sombra del presbítero Fidel Sandoval Anaya, cuando se dio a conocer que el PRI apoyaría a don Rodolfo, dimos gracias a Dios porque se acabarían las fricciones con la autoridad municipal, que presidida por el Dr. Manuel Calderón Vargas, un masón recalcitrante, podríamos volver a organizar las peregrinaciones a la virgencita de Guadalupe que el Dr. Calderón prohibió. Don Rodolfo era un caballero respetuoso de los cultos religiosos y su designación causó alegría entre la feligresía.

El accidente del helicóptero en 1956 cuando don Rodolfo perdió la vida fue una verdadera mala suerte que por desgracia resultó en la muerte no sólo del Sr. Elías sino también del juez de primera instancia Lic. Tinoco y del piloto Sr. Amarillas. Recuerdo que don Federico Irizar Vega, casado con doña Elvira Favela, la hermana de doña Elena la esposa del Sr. Elías, nos comentaba en alguna ocasión al grupo de empleados que bajo su mando formábamos la planta de la oficina federal de Hacienda, que su cuñado Rodolfo le había hablado por teléfono invitándolo a ir al rancho de un primo de los Elías de Arizpe, pero que por asuntos de última hora llegó al aeropuerto municipal de Douglas minutos después que despegara el helicóptero, lo que fue crucial para  que don Federico muriera sobre los noventa años de edad.

La muerte de don Rodolfo trastornó el tranquilo desenvolvimiento del gobierno municipal del período 1955-1958. Asumió la presidencia don Manuel Sol Gutiérrez como primer regidor y a pesar de una labor positiva en muchos sentidos, especialmente en parques y jardines, tuvo un serio problema con el departamento de bomberos de Douglas, al acudir éstos sin su anuencia a rescatar a un niño supuestamente ahogado en "El Rio Agua Prieta", pomposamente así llamado el arroyo de aguas negras al oeste de la ciudad. El desplante irrespetuoso de don Manuel en conferencia con el gobernador Álvaro Obregón Tapia, resultó en su sustitución por Don Manuel Margaillán Verdín, quien completó el período del Sr. Elías Pesqueira.

En mis vacaciones en el rancho "Los Fresnos" propiedad de la familia de don Rodolfo, donde mi tío Spencer "Penchi" Carrillo Munguía era caporal, pude tratar de cerca a los hermanos de mi ex-condiscípulo Rodolfo ( Guillermo me enseñó a montar junto con mi tío) y las anécdotas que los hijos guardan de su padre en el corazón, además de gente de Fronteras que admiraban, querían y respetaban a don Rodolfo, como uno de los dueños del negocio más surtido del pueblo, don Joaquín Monge, quien me hizo ver lo que Agua Prieta perdió y pudo haber logrado con el Sr. Elías en la presidencia. " Era un hombre íntegro, decía don Joaquín, no saben los de Agua Prieta de lo que se perdieron"

A la muerte de este ciudadano ejemplar su esposa doña Elena abrió una tienda de abarrotes en el barrio del ferrocarril, a la que puso el nombre de "EL NUEVO PROGRESO". Mi madre le preguntó a  doña Elena por qué ese nombre si ella al quedar viuda ya le había puesto a su tiendita "EL PROGRESO", a lo que doña Elena con sabia deducción le contestó "pues por eso, Chalita, ya ves que bien te ha ido con tu tiendita y como también he quedado viuda quiero recorrer el camino seguro para que crezcan mis hijos como los tuyos"

Doña Elena, ya en sus años avanzados goza de buena salud hasta nuestros días y sus hijos Rodolfo, Guillermo, Raúl, Bernardo y Ma. Elena cariñosamente llamada "Chata" (son los que conozco) han formado también familias respetables e hijos productivos como fue el abuelo Rodolfo.

 

 

ESTA ES UNA PEQUEÑA SEMBLANZA SOCIAL Y COMERCIAL DEL SR DON JOSE INIGUEZ MACIAS, MAS ADELANTE DAREMOS A CONOCER SU EXTENSA HISTORIA DEPORTIVA, YA QUE ES DIGNA DE ESTAR EN EL SALÓN DE LA FAMA DE AGUA PRIETA. 

 

Jose "Chery" Noriega Durazo 

 

 En la primera Foto podemos ver al Sr Ignacio Noriega #1 , quien fuera presidente Municipal de Agua Prieta alla por el año de 1925, el esta acompañado probablemente por una de sus Hijas y 3 de sus nietos, con el #2 tenemos al Sr Jose Noriega Durazo Hijo de Don Ignacio Noriega Calles y quien era conocido como "El Chery" Noriega, persona muy conocida y apreciada en nuestra ciudad y quien fuera el iniciador del popular Periodico Local "El Clarin de Agua Prieta" junto con su hijo Lic. Jesus Omar Noriega Careaga. Si tiene usted mas informacion de las personas de esta foto enviela a apsoncezar@yahoo.com

No se si usted tenga la informacion de que el Sr Ignacio Noriega Calles era Pariente de Gral Plutarco Elias Calles, si usted tiene esa informacion le agradeceria me la enviara a mi correo.Gracias

  Tu pregunta sobre el parentesco de don Ignacio Noriega Calles con el Gen. Plutarco Elías Calles puedo compartir contigo lo que él le platicó a mi abuela Dolores "Malola" Munguía, siendo vecinos en la calle Tres entre avenidas Seis y Siete en los años treintas, cuando era común que el vecindario compartiera patio y servicios sanitarios, llegando a ser más que una amistad una familiaridad entre todos, por eso siempre le llamé tío Alberto al hijo mayor de don Ignacio. Contaba mi "Malola" que don Ignacio platicaba que la mamá del Gen. Calles, doña Ma. Jesús, era hija de Antonio Campuzano y de su tía Josefa Noriega, por lo que tanto Ma. Jesús como su hermana Josefa resultaban ser sus primas Campuzano Noriega. La coincidencia de que la prima Josefa haya criado a Plutarco a la muerte de su hermana Ma. Jesús y que el esposo de Josefa le haya cedido el apellido Calles que Plutarco llevó orgulloso como apellido materno, era mera casualidad. Su relación de parentesco era  por la linea materna de Plutarco y no por don Juan Bautista Calles, que como tío político crió y facilitó la educación de quien llegó a la presidencia de México después de ocupar el humilde cargo de Comisario de Agua Prieta. Alguna vez platiqué con mi amigo Chery Noriega sobre este tema, en nuestras charlas que sosteníamos casi de diario planeando y supervisando las construcciones de los pies de casa, él como presidente y yo como  secretario-tesorero de Grupocasa, insinuando yo que su fidelidad al PRI era por su "primo Plutarco" pero con su proverbial displicencia el Chery me reiteraba que él era priísta porque fue su partido desde muy joven, pero no por el parentesco con el fundador del partido, que "ni le beneficiaba ni le perjudicaba sino todo lo contrario"

Ricardo Rivas M.

 

 

Maria del Carmen Gutierrez 

 

 

Jose Maria "Joe" Verdugo 

 

 No podría entenderse la gran importancia de las estaciones de radio en Agua Prieta, que impactaron a nuestra sociedad desde mediados de los años 40"s y, principalmente, en las siguientes dos décadas sin reconocer la importante influencia del personaje de esta foto.

A los nombres de Manuel Rodríguez Verdugo, Jesús Rodríguez Verdugo y Héctor Rivera Esquer, forzosamente quienes laboramos en XEAQ y XEFH en esa "época de oro de la Radio" (calificada así por el cronista de nuestra ciudad Juan Valente Rivera Aguirre) debemos citar al mismo nivel a nuestro querido maestro de la publicidad don José Ma. "Joe" Verdugo García.

Aparte de haberse iniciado como locutor poseedor de una voz gutural bien timbrada y una ingeniosa mente que sabía revelar con inteligencia y vocabulario claro, accesible para los radio oyentes, tenía facilidad para contratar publicidad entre los comerciantes de aquellos años, tanto en español como en inglés que dominaba a la perfección. Todas estas virtudes y su don de gentes lo colocaron, prácticamente desde el inicio de estas dos estaciones, como el elemento indispensable así como el excelente mediador entre la administración y la planta de locutores, hasta su retiro y sentida muerte.

Todos los locutores de aquellos años seguramente tenemos alguna anécdota que revela el celo con que Joe Verdugo realizaba su trabajo, especialmente cuando en forma exclusiva fue el publicita de ambas estaciones. En mi caso jamás he olvidado su voz al hablar con mi madre el día Primero de Enero de 1960. Acudió a la tiendita de mi familia y le dijo a mi madre: "Chalita, me pidió el "bachiller" (así le dijo siempre al gerente Héctor Rivera Esquer) que no regrese a la radio sin Ricardo su hijo" 

 a lo que recuerdo haber oído a mi madre contestar: "fíjese Joe que está en cama muy resfriado" y con su vozarrón de barítono y carácter dominante dijo el Sr. Verdugo: "No dudo que esté indispuesto pero no tanto como el locutor que debió abrir la FH esta mañana y que además de llegar tarde dañó la consola; el "bachiller" considera el trabajo en "la Q" muy bueno y quiere que Ricardo quede permanente como propietario de la plaza en la XEFH en lugar del compañero irresponsable"

Hasta el resfriado se me quitó, salté de la cama y me fui con Joe a la estación. Así quedó en mi mente la voz de Joe Verdugo como la gran noticia de mi juventud, pues a los 16 años y con solo tres meses de práctica, Joe Verdugo fue con su visita personal quien hasta mi hogar llegó para brindarme una inolvidable experiencia, que ha durado ya 54 años de mi vida, aunque como locutor en cabina solamente estuve hasta 1964, pero con los micrófonos hasta la fecha.  Por eso considero a Joe Verdugo como un padrino mío muy apreciado, igual que a Jesús Rodríguez Verdugo y Héctor Rivera Esquer los forjadores de hombres del micrófono, entre los que sobresale Joe como el indiscutible amo de la publicidad y el más capaz de todos los locutores.

Ricardo A. Rivas M.